9 nov. 2014

Gato negro



Ayer termine un maravilloso ( y muy recomendable libro de Ray Bradbury).
En la primera pagina aparecía el, joven aun, con un gato negro.

No pude con mi genio y si bien sabia que  los gatos suelen elegir hogares con libros y lanas y la mía es una conjunción de ambas, me puse a hacer un par de búsquedas en internet.
Increíble, pero cierto.
Incluso encontré una cita de Osvaldo Soriano donde dice - “Un escritor sin gato es como un ciego sin lazarillo”

La actitud de Ringo frente a los libros me divertía, aunque ahora me doy cuenta que es mas normal de lo que pensaba.

Cada vez que agarro un libro, él se acerca, sigiloso, como queriendo no molestar, pero sin ganas de perderse el momento.
Algunas veces un par de mimos alcanzan para que se acomode sobre mis piernas o a mi lado y se quede tranquilo.
Otras es imposible. Se sube sobre el libro, y manotea con su patita las hojas como pidiendo una historia.  Esos días, no me queda mas remedio que leer en voz, alta, para él y para mi. Y ahí se tranquiliza.

Tengo un  gato literato, que no solo me acompaña en  las lecturas sino también cuando me siento a escribir, como ahora, que esta a unos pocos metros mios, con sus dos ojos dorados abiertos, inmensos, posados sobre mi.

Es hora de asumirlo,  mi compañero de aventuras es un gato negro como la noche, que disfruta de mis lecturas en voz alta y que custodia de cerca mis ratos de escritura.

Bendito seas, y bendita sea tu compañía en mi camino.


4 comentarios:

  1. Hermoso gatote!! A mi gata le gusta jugar al candy...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja Irene, bien decis Gatote. Esta pesando 8 kilos y cuando se estira llega al metro de largo! :)
      Al candy?? jiji que simpatica!

      Eliminar
  2. Te falto decir que toda bruja que se precie de serlo tiene uno de mejor amigo.

    ResponderEliminar
  3. te entiendo perfecto! yo tengo perro pero es perro-gato y pesa sólo 4,5 kg.
    es una grangrangran compañía!!

    ResponderEliminar