20 ene. 2014

La manta de Blanca

Hoy tengo la suerte de poder contarles esta preciosa historia que me toco vivir...


Hace unos meses... Me contacto Michelle... Ustedes, con toda la razón del mundo, se preguntarán ahora ¿quien es Michelle?

Michelle es la nieta de Blanca, y no pude no verme reflejada en el amor y el cariño que le tiene a su abuela.

Blanca es un precioso ser al que los años vividos solo le han sumado ganas de hacer cosas.... y este ultimo tiempo anduvo tejiendo cuadraditos... Muchos Cuadraditos...


Su idea era armar una gran manta para su hija, entonces el combo nieta abuela se dispuso a la acción, la abuela tejía los cuadrados y la nieta, los uniría...
El trabajo de preparación fue arduo y toda la familia estuvo colaborando con lanas para que Blanca pudiera cumplir con su objetivo...

Tanta emoción, tanta emoción, que cuando Michelle recibió los cuadrados, se dio cuenta que las lanas eran distintas, los grosores eran otros y que en la emoción del trabajo a cumplir Doña blanca no había tejido todos los cuadrados con la misma cantidad de vueltas.


Los cuadrados viajaron con ella por gran parte del país durante unos cuantos findes largos, hasta que se dio cuenta que sola no podría resolver el desafío y ahí es donde nos conocimos...

Ella buscaba alguien que le diera una mano con esto y me llamo... Yo no suelo realizar este tipo de trabajo pero mi olfato de brujita me hizo indagar un poco mas en el tema y así es como quedamos en encontrarnos a tomar un café y darle la chance de que me presentara los cuadrados de Doña Blanca

¿Como les explico la emoción que sentí cuando abrí esa bolsa roja? Estaba repleta de cuadrados... todos con sus colitas prolijamente escondidas, algunos se veían como planchados en el intento de poder unirlos y lo único único que yo vi, fue el amor de Blanca por regalarle la manta a su hija y el de las mil manos queridas intentando ayudar a Michelle en su misión de unir los cuadros...


Lo que resolvimos juntas es que yo haría la ingeniería fina de seleccionar que cuadrados usariamos y cuales dejaríamos para otro proyecto, los uniría y le dejaría luego a ella la labor de esconder los hilos y el borde... jaja las que saben tejer pensaran que soy una viva barbara que le deje la tarea, tediosa si las hay,  de esconder hilos, pero dada las circunstancias, el poco tiempo con el que contabamos, el choclo de trabajo que tenia Michelle en su oficina, sus deseos mas que evidentes de participar de algun modo  y las ganas de que Blanca recibiera la manta en Navidad no había muchas mas opciones...




Antes del arrancar con todo el proceso, le di una clase intensiva a Michelle para que se pusiera a repasar el bordeado con varetas así cuando le pasaba la manta podía arrancar sin demoras...

Se acuerdan los calores locos antes de Navidad, ahi andabamos Michelle y yo jugando a ser Papa Noel con la manta en nuestras faldas!

Durante el proceso, cambiamos mails y yo le mande una imagen de como iba avanzando la cosa.. Faltaba mucho aun pero iba tomando forma de manta


Y finalmente el sueño de Blanca casi cumplido!







Luego de esto paso a manos de su nieta, que amorosamente escondió hilos y bordeo en las condiciones mas descabelladas, sin luz y con una ola de calor, para que ella pueda recibir a fin de año, la manta, para obsequiarle a su hija...

Asi que hoy este equipo que la vida formó entre Blanca, Michelle y yo, puede sonreir a la camara y decir.. con mucho mucho orgullo

¡Mision Cumplida!



10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. :=) La verdad es que si y me siento muy afortunada de haber podido ser parte!

      Eliminar
  2. Gracias por compartir tan bello hecho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :=) gracias a vos por detenerte a leerlo!

      Eliminar
  3. Que linda historia!!! Cuanto amor le han puesto, cada una haciendo su parte, sin importar el calor u otras adversidades, me encantó!!
    La manta quedó genial!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja si.. la verdad que fue un trabajo en equipo lleno de coraje ! Y si.. la manta quedó genialisima!

      Eliminar
  4. Awww que tierna historia!!!
    Esa manta vale fortunas... y debe pesar kilos y kilos de amor.

    Me encantó ver a Blanca al final del post...
    Sin dudas Ilu tu misión es tender redes... con hilos, lanas de colores, con palabras. .. y anda a saber de que mil formas mas que te deparará el destino...

    Besote! !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viste Mari la cara de felicidad que tiene Blanca? Hoy al recibir la foto me derreti de amor!

      Queres que te cuente un secreto? Blanca no logra aprenderse mi nombre, y me llama ilana, que le parece lo mas logico del mundo si yo trabajo con lanas...para ella mi nombre tiene todo el sentido del mundo! Te juro que la amo! :)

      Eliminar
  5. Me hiciste emocionar!!!!!... Blanca, me recordó a mi abuela amada! tanto en lo físico como en su amor por el tejido.
    Hermosa tu historia y tu actitud demuestra la bella persona que sos, ya te lo he dicho un par de veces pero he de seguirlo repitiendo...

    ResponderEliminar
  6. Lindisima historia! Que lindo tejer redes, te felicito!

    ResponderEliminar