24 mar. 2013

La felicidad de compartir

En algún lugar de mí habita un gen de maestra (Y espero que no sea ciruela!)

Me reconozco como esa persona capaz de pasarte una receta para el repollo en la fila de la verduleria, o de explicarle al farmacéutico las bondades del aceite de almendras sobre mis manos resecas después de una larga jornada de tejido mientras él busca la botellita  en esos estantes que tiene detrás del mostrador.

Me gusta. Me gusta mucho compartir.
Mates, libros (si, soy de las que presta libros), ratos, aprendizajes, conocimientos, recetas...

Por eso los dias de seminario para mi son casi como una fiesta de cumpleaños!
Mis amigas que bien me conocen me desean suerte y que la pase lindo, y por la noche me contactan para que les cuente como la pase...

El sábado fue dia de seminario, y la alegría aún me dura.









Ver el grupo lleno de ansiedad, con ganas de aprender, de imaginar todo lo que podrian llegar a hacer, verlas rezongar cuando hay que pegar el tirón y destejer y  sobreponerse a la frustración de (re) tejer una hilera por segunda o tercera vez y descubrir que la sonrisa no se les fue de la cara....
Ver como durante las tres horas que compartimos la inseguridad que tenían al principio al agarrar la aguja se fue transformando en un movimiento decidido es algo que ¡ME ENCANTA!

Les dejo aqui una foto (casi postal) de la tarde de tejido compartida el ultimo sábado.
Un mimo para mi alma.
¡Gracias chicas!





4 comentarios:

  1. Que bueno!!!!! Me encantaria participar de uno de tus seminarios, no tenes planes de hacer alguno en la costa? ;)
    Sabes que aprendi agarrando el hilo como en la segunda foto y nunca mas me pude acomodar? Ahora cuando tejo mucho rato me duelen los dedos... Que lo tiro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay una única manera de agarrar la aguja y el hilo. Cada uno debe encontrar la suya.. Si te duelen los dedos por ahi es cuestion de practicar con otra técnica!

      Ahhh, me encantaria cargar mi valija con hilos y agujas y volar al mar!

      Eliminar
  2. Qué lindo!!!
    Verlas a todas re concentradas... y hasta una pancita por ahi... qué ternura...

    Me imagino la felicidad tuya al ver sus logros...
    Está bueno compartir lo que uno sabe, y compartir la vida de a ratitos con gente que por algo tenían que estar en ese curso... andá a saber cómo les cambia en algo la vida haberse cruzado con vos...

    Yo tambien quiero cruzarme con vos en vivo y en directo! jaja
    Me encantaría que me enseñes a tejer...

    besote Ilu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja que linda Mari. Coincidir en el camino nos cambia a todos. A ellas y a mi :)
      Ojalá Ojala, algun dia podamos compartir una tarde de mates!

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.